Foto rompecabezas

Si de regalos personalizados se trata, éste cumple con todos los requisitos. Sencillo (aunque toma su tiempo), tiene fotos (que retratan buenos recuerdos), original y entretenido (por ser un juego).

Los materiales necesarios son:
  • Cubos de madera
  • 6 fotos impresas en papel común
  • Cola vinílica
  •  Pincel

 
El primer paso será elegir las 6 fotos, lo recomendable es que en las imágenes no haya demasiados espacios de fondos lisos sino suficientes elementos para que al cortarlas se distingan unas de otras.
Luego habrá que imprimir y cortar las fotos según el tamaño y la cantidad de cubos de madera, debe coincidir exactamente.
Para pegarlas, aplicar con un pincel una capa de cola vinílica sobre la madera, colocar la imagen y volver a dar una mano de cola. Hacer esto con todas las fotos de a una hasta cubrir las 6 caras de los cubos de madera.


 Con esto el rompecabezas está terminado. Lo que se puede hacer para presentarlo es hacer una caja como la siguiente. Tomando las medidas del rompecabezas, cortar una base de cartón y los cuatro laterales. Lo que mostramos en las fotos es cartón gris cubierto con trozos de papel de diario con la técnica de "cartapesta", que también puede pintarse con acrílico una vez finalizado.


Vela con Canela



Agregale un toque rústico y hogareño a una mesa de flores y velas con estos arreglitos con canela en rama.


 

















Cómo empezar a transformar un espacio




¡Hola! Hoy les traemos una propuesta muy fácil y sencilla para empezar a modificar un ambiente. Esta es una pared ocupada por una biblioteca donde queríamos empezar a introducir liviandad y colores, pero antes de hacer una transformación importante, aprovechamos las caras de las cajas que hay sobre ella para hacer una pequeña galería de fotos enmarcadas en un color crema.

Este tipo de intervenciones sirven para probar colores y paletas antes de tomar decisiones importantes como invertir en muebles y accesorios o elegir una nueva pintura, ya que nos permite ver cómo el color que elegimos interactua con el tipo de luz que entra en los distintos momentos del día por ejemplo, y cómo nos sentimos nosotros con las ideas que tenemos. En este caso, los marcos desentonan con la biblioteca precisamente porque se está empezando a hacer una transformación gradual. De estar a gusto con el estilo y la paleta se procedería, por ejemplo, a cambiar el color de la biblioteca, elegir adornos acordes, etc.

¿Cómo es el armado de los cuadros? Muy sencillo. En este caso usamos fotos propias, pero pueden ser recortes de revista, pinturas, dibujos, frases, etc. Usamos cartulina crema y, para cuidarla de que la humedad la desfigure y protegerla del uso de las cajas, la montamos sobre cartón de 1 mm., usando cinta bifaz. Luego en el centro, con bifaz también, pegamos cartulina blanca (papel de impresora puede ser también como último recurso en caso de ser una intervención provisoria) y luego pegamos las piezas elegidas en el centro. Por último las pegamos con cinta de papel en la cara de cada caja.

Es una forma muy económica y personal para empezar a jugar con el espacio y hacerlo de a poco cada vez más propio. ¡También puede usarse para ambientar una habitación de forma eventual para algún evento!



Papel estampado






Nada más práctico y económico que tener un buen sello, temperas o acrílico y hojas de colores (u hojas de calcar para resultados más especiales). Desde tarjetitas, invitaciones, hasta pantallas para velas para un lindo centro de mesa. Una de las inversiones que más nos va a rendir.





Floreros con botellas de vino

Hacer floreros con botellas de vino resulta una idea económica y fácil para cualquier evento, especialmente si se tienen muchas mesas que vestir.
Por un tiempo estuve coleccionando diferentes botellas de vino esperando encontrarles un buen uso algún día. Y ese momento en que pasaron de ser basura acumulada para hacerse útiles llegó cuando empezamos a organizar una fiesta de 25 aniversario y pensar en su ambientación. 

Alrededor del cuello de cada botella pusimos un hilo sisal, dándole un aspecto rústico, y una cinta plateada/gris con un dije metálico en forma de corazón. 


En cada una pusimos un ramo de Gypsophila, flores blancas, chiquitas pero muy delicadas y vistosas. (Las margaritas son otra buena alternativa). 

Así, con un florero, acompañado de un cuadrito con una frase en los colores temáticos, vestimos cada una de las mesas. Resultó una idea práctica, rápida y económica (ya que las botellas son recicladas y estas flores que son usualmente "de relleno" para ramos de otras flores no son muy caras en la época de primavera-verano).


Pascuas con los más chiquitos


Pintar huevos para pascuas es una actividad muy entretenida para hacer con chicos.
Se necesita:
  • Huevos duros
  • Colorantes vegetales
  • Marcadores
  • (Stickers)


Distribuir en vasos con agua los distintos colorantes que se van a usar.
De a uno, colocar los huevos duros (o las cáscaras vaciadas cuidadosamente con un alfiler) en los vasos y dejar por unos minutos para que absorban el color. 


Una vez secos es hora de los chicos para plasmar su creatividad y decorar los huevos de pascua como quieran con marcadores, stickers, etc.


Kimono con flecos


Las vacaciones, como siempre, trajeron nuevos proyectos. Y este kimono es uno de ellos. Si como yo, no tenés mucha experiencia con la costura pero sí las ganas, éste es un proyecto ideal para empezar. Los kimonos son una prenda muy versátil y según el género con el que estén hechos, pueden servir para una gran variedad de ocasiones. 

Materiales:
  • Tela de 1mx1m (o más según el largo que se quiera).
  • Flecos (1,15m)
  • Tijera, tiza de modista, hilo, agujas, alfileres 



Para este kimono elegí una tela estampada tipo gasa. Lo primero que hay que hacer es emprolijar los bordes de forma que queden rectos. 
Luego doblar a la mitad para obtener un rectángulo como se ve en el esquema y en la foto (con la cara del revés hacia afuera). El lado doblado será el ancho total del kimono, el que determinará el largo de las mangas. 
Cortar del lado delantero una franja de 14cm de ancho en la mitad del rectángulo, hasta el doblez que será el cuello. Para facilitar el corte, marcar con una tiza o con cinta. 

Para las mangas, cortar como muestra el esquema, nuevamente marcando con tiza sobre la tela. 
A fin de que sean exactamente iguales la izquierda y la derecha, hacer un molde con papel.

Una vez que están hechos los cortes, y antes de coser las mangas, surfilar todos los bordes cortados para evitar que la tela se deshilache. Ahora sí, coser las mangas.

El último detalle que queda por hacer es coser los flecos en todo el perímetro inferior del kimono.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...